sábado, diciembre 1

Con un poco de humor...

Hace pocos días Rosa Mutabilis, lectora habitual en esta prolongación de mi hogar, hacía una observación muy acertada sobre la ojeriza que unas cuantas confesiones religiosas tienen hacia la mujer en general. No he podido evitar acordarme de ella y de su pensamiento, así que además del niño y el pájaro de Marie Myriam le dedicaremos esta viñeta... Salud, compañera. Salud, ciudadana.

1 comentario:

Rosa Mutábilis dijo...

Muchísimas gracias Ricardo, por el recuerdo y por la canción.
Y por seguir con el tono humorístico ¿verdad que a este Papa se le nota mucho que no cree en dios?
Salud a ti también, salud y fuerza para los momentos de desánimo.