domingo, noviembre 25

Castidad

Recorriendo el espacio inmaterial me entero de esta ridícula iniciativa puesta en marcha por la Iglesia católica polaca, tan empeñada como la nuestra en regir las vidas privadas de las gentes y en enseñarnos la verdadera senda por la que hemos de transitar todos los terrícolas. Afortunadamente, cierto tipo de discursos, aparte del susto inicial, terminan provocando hilaridad.
La cosa es como sigue:
La Iglesia polaca promueve usar un anillo de castidad para que las chicas se “aguanten” hasta llegar al matrimonio. Es plateado con una azucena, que es símbolo de la pureza y ya está a la venta (seguro que por un módico precio, pienso yo. Desde luego la criatura de la foto parece contentísima; y no negará nadie las ventajas de este procedimiento frente al burka y otros adminículos ideados por falsas religiones e invenciones paganas).
La Iglesia Católica de Polonia pretende fomentar la castidad entre las jóvenes polacas y para ello ha ideado un anillo con el que las chicas podrán presumir de su virginidad ante la mirada atenta de los hombres al pasar.
Los anillos ya se pueden adquirir en el Santuario de la Bendita Karolina Kózka, en Tarnów (al sur del país), un templo dedicado a la joven Karolina Kózka, asesinada en 1898 (en otras fuentes he leído que la criatura feneció en 1914) cuando sólo contaba con 16 años y trataba de evitar que un soldado ruso la violase (un ruso zarista ¡Hay que ver!) Juan Pablo II beatificó a Karolina hace veinte años y, desde ese momento, se la consideró en Polonia como símbolo de la pureza de las jóvenes, un concepto que cada vez cobra más importancia en este país, donde la Iglesia tiene todavía una presencia fundamental en la sociedad.
Un artesano local fue el encargado de diseñar el anillo de la castidad, que pronto también podrá ser adquirido en el resto de parroquias polacas y a través de internet, según informó hoy la radio pública de Polonia.
Las críticas no han faltado: mucha gente opina que el anillo será simplemente una moda que no logrará cambiar los hábitos sexuales de las jóvenes polacas. "La mayoría lo harán como una simple moda, nada más, seguro que seguirán comportándose igual", aseguró Agnieszka Nowak, estudiante de sociología en Varsovia y con la que yo coincido plenamente: Qué cosa hay más católica que hacer lo contrario de aquello que se predica...
Me pregunto yo ¿por qué no les regalarán unos anillos de estos a los jesuítas americanos? Nadie podrá negar que se hubieran ahorrado una millonada en indemnizaciones por abusos sexuales a la comunidad esquimal.

6 comentarios:

Rosa Mutábilis dijo...

Me pregunto, sin acritud...bueno, creo que con un poco de acritud, ¿por qué siempre las mujeres y la ¿"virtud"? de la castidad?
Musulmanes, cristianos...¿Qué hicimos las mujeres? Bueno la verdad es que las mujeres jóvenes españolas se reirían mucho, muchísimo con el tema, es un consuelo...

Ricardo Fernández dijo...

Bueno, bueno, no seas tan optimista. De vez en cuando se ve cada cuadro que asusta.
Y sí, yo también me pregunto lo mismo. Cuando uno se queda a la puerta de la iglesia de San Juan y ve quien sale no hace falta que te diga que la mayoría son mujeres.
Cuando era pequeño me llamaba la atención que, a la hora de repartir ese pan soso y redondo que se te pegaba en el cielo de la boca, la mayor parte de quienes lo ingerían eran, o niños recién comulgados, o mujeres...
Siempre es lo mismo. Siempre.

Anónimo dijo...

aaaaay q facil es opinar y generalizar vdd? yo tengo muchisimos amigos hombres que creen en la castidad y buscan practicarla, yo creo y procuro practicarla.
Porque creer que si "yo no puedo, los demas tampoco" ?

no hay q evidenciar la poca informacion que tenemos creyendonos todo lo q los medios dicen de la "pederastia" y más problemas. La Iglesia no sólo eso ni sólo ellos.

Ricardo Fernández dijo...

A anónimo:
Yo creo que las cosas hay que leerlas bien. La noticia no se refiere a la castidad masculina, sino a la femenina, público al que va destinado el anillo de marras que se vende por un módico precio ¡Seguro que es módico! No vamos a ser mal pensados.
Si Ud. quiere mantenerse caso, estupendo; si quiere publicitarlos, estupendo también. Pero aquí la cosa es otra: es el mercadeo; es la política de castidad impulsada por una organización hacia una parte de la población; es la apuesta por un supuesto "valor" como si no hubiera otros.
¿La poca información? Si es falsa ya sabe que están los tribunales para ir corriendo a denunciar la calumnia. De momento no me consta que eso haya sucedido. Y por cierto, la "pederastia" no es un problema: son los niñitos con sus pantaloncitos cortoso, que se dedican a acosar a nuestros curas...
Cierto es que la Iglesia no son sólo los pederastas. Afortunadamente. Pero mientras se dediquen a mirar para otro lado permítanos, al menos, ejercer el derecho de crítica y expresión.

Anónimo dijo...

La verdad es k m parece super absurdo esta clase de comportamientos, k pasa k la mujer k no es virgen vale menos?? y los hombres k?? k se pongan ellos el anillo pa k veas como solo se venden 2 o 3. Esto es un negocio y una autentica xorrada

Pinkbeard/Barbarrosa dijo...

Esta ridiculez es de origen norteamericano. En los Estados Unidos el anillo ha sido difundido en las comunidades de los evangélicos fundamentalistas. En ocasiones va acompañado de una semi-perversión: la chica (porque claro que siempre son mujeres las afectadas) se presenta con su padre en una ceremonia similar a la "presentación en sociedad", en la que el padre recibe su solemne promesa de virginidad y luego baila con ella... Se trata de una horterada más, pero no impide que justo en esas comunidades se dé la tasa más alta de embarazos no deseados entre adolescentes. ¿Interesante, no?