domingo, septiembre 30

Comunicado del Gran Oriente de Francia

COMUNICADO



El diario Le Monde del martes 11 de septiembre señalaba que en Sibiu, Rumanía, durante el Encuentro ecuménico europeo que se celebró entre los días 4 y 9 del corriente, el Presidente de la Comisión, Joao Manuel Durao Barroso, se expresó diciendo: "Si se considera que la política es indisociable de la ética, es necesario escuchar con atención el mensaje de las religiones". En el mismo instante, en Viena, el Papa Benedicto XVI hacía un llamamiento a "...no renegar de los valores cristianos de Europa".
En estas circunstancias, el Gran Oriente de Francia quiere subrayar que si la cristiandad en Europa ha sido algo único, en este momento no es esta la sola religión practicada; y que "los valores cristianos de Europa" no pueden ser tomados como normas comunes para todos los hombres y mujeres que la habitan.
De otra parte, el Gran Oriente de Francia recuerda que una parte importante de la población no se identifica con ninguna religión, y que la libertad absoluta de conciencia es un derecho imprescriptible de la ciudadanía europea.
La ética no tiene un fundamento únicamente religioso y los propósitos expresados auguran una mala evolución del laicismo en Europa.
Finalmente, lo sucedido da pie a recordar que el laicismo es el garante de la paz civil y moral, y que al querer apropiarse de ciertos valores, las religiones -particularmente la católica bajo la dirección de su jerarquía actual- se arriesgan gravemente a vovler a encender conflictos y provocar exclusiones que se creían ya encerradas en las mazmorras de la Historia.

París, 11 de septiembre de 2007

No hay comentarios: