jueves, julio 5

El Sindicato del Mal

En España hemos conocido de todo a nivel sindical; sabemos en especial de la existencia de un Sindicato del Crimen y ahora surge, pujante y orgulloso, el Sindicato del Mal en el que milito apasionadamente.
Después de terminar la persecución de un marido rebelde que ignora las responsabilidades contraídas para con su prole, acabo de tomarme el café y pincho matutino con el acompañamiento de la siguiente entrevista hecha a otro sindicalista del Mal... ¡Y no es José Ángel!

-----------------------

PABLO NAVARRO SUSTAETA


FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO VALENCIA, 1951. TIENE 55 AÑOS.
TRAYECTORIA PROFESIONAL PROFESOR: TITULAR DE SOCIOLOGIA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO. ACTUALMENTE ESTA EN COMISION DE SERVICIO EN EL DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGIA Y ANTROPOLOGIA DE LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA. ES AUTOR, JUNTO A CAPITOLINA DIAZ, DEL LIBRO DE EDUCACION PARA LA CIUDADANIA DE LA EDITORIAL ANAYA PARA EL TERCER CURSO DE LA ESO.


Apoyo al castrismo, defensa de la poligamia, vídeos de lesbianismo. Son algunas de las críticas que los sectores más conservadores de la sociedad española, jerarquía de la Iglesia Católica y Partido Popular incluidos, han manifestado contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Pablo Navarro Sustaeta es, junto a Capitolina Díaz, coautor del manual de Anaya que los alumnos de tercero de la ESO estudiarán en Asturias el próximo curso. Navarro se defiende.


--Con la Iglesia hemos topado.
--Es nuestro sino. Nos estamos encontrando con una reacción realmente desproporcionada por parte de los portavoces de la institución. Hay que atender a sus razones aunque realmente me parece que no se sostienen en un debate abierto.
--Monseñor Cañizares acusa a los centros que impartan esta asignatura de colaborar con el mal. Usted, como autor de uno de los manuales, debe ser el propio Lucifer.
--Probablemente monseñor Cañizares nos incluya en el sindicato del mal. Supongo que como miembros más ilustres de este sindicato figurarán los que han promovido la asignatura y los que han redactado los contenidos. Entiendo que las formulaciones iniciales podían suscitar recelo o alarma por parte de la jerarquía eclesiástica, pero quiero recordar que en los aspectos más rechinantes se ha procedido a una redacción nueva que evita los puntos más contenciosos.
--Defensa del castrismo, de la poligamia, vídeos con lesbianas. He leído ansiosamente su manual y no encuentro nada de esto.
--Efectivamente. No están. Que alguien pueda introducir estos contenidos poco consensuales en un libro o en un material didáctico no quiere decir que no se puedan introducir otros ampliamente aceptables por la gran mayoría de nuestra sociedad. Nadie está en posesión de la verdad. Por eso hay que encontrar un amplio terreno de consenso en el que el debate y el acuerdo sean posible.
--Se les critica también por resucitar la asignatura de formación del espíritu nacional.
--Es una objeción un poco demagógica porque compara una asignatura que era un instrumento de propaganda de un régimen no democrático con una que está presente en los currículos de buena parte de los países del entorno claramente democráticos. Lo que sí es verdad es que esta asignatura trata de formar en unos valores que son justamente los que dan sentido a nuestra Constitución y a nuestra convivencia en los últimos 30 años. En este aspecto no hay que negar que pretende formar a los alumnos y que tiene unos contenidos que quiere que los alumnos conozcan. Es posible que alguien lo llame indoctrinación, pero entonces también habría que llamar indoctrinación a la defensa de la libre crítica racional, de la argumentación, de la pluralidad.
--El PP también se ha apuntado a la crítica ¿Cuál es el trasfondo de la polémica?
--Es una polémica suscitada por los sectores más tradicionales de la Iglesia que, en cierto modo, ha arrastrado al PP. Ellos sabrán lo que hacen. No creo que con esta postura vayan a ganar más votos de los que tienen.
--Las comunidades del PP han optado por aplazar la asignatura confiando en las próximas elecciones.
--No estoy en la clave de los movimientos de política autonómica pero sí da la sensación de que el PP ha optado por el "Aparta de mí este caliz" mientras podamos. No está siendo plato de gusto para el PP administrar esta situación y tener que introducir esta asignatura. Lo entiendo porque para sus bases sociales significa un potencial conflicto, sobre todo, para una minoría muy activa y con capacidad de presión.
-- ¿Qué pasará al inicio del curso?
--Me imagino que vamos a asistir a un incremento del volumen sonoro de ciertas manifestaciones por parte de los portavoces de las instituciones de la jerarquía y de estos grupos.
--De nuevo la derecha en la calle.
--A mí me da la impresión de que no saldrán a la calle porque el objetivo en este caso es difícil de precisar. No ocurría así en anteriores manifestaciones. He leído que hay 7.000 padres objetores. Parece mucho, pero hay millones de padres en el país.
-- ¿La objeción es posible?
--La objeción es un derecho moral, pero no es un derecho político. Hay derechos morales a la objeción que están políticamente reconocidos, pero no todos. De ser así, las leyes no existirían. Podría acogerme al derecho moral de no pagar impuestos o a conducir como quiera por la carretera. Tener un derecho moral no se puede traducir por tener derecho político.
--Si me permite una crítica le diré que he leído su libro y me parece demasiado light ¿Se trataba de no generar rechazos?
--Claramente ha sido nuestra voluntad como autores y de la editorial. Nuestro planteamiento ha sido abrir un espacio de debate en el que pueda participar un 80% ó 90% de la población del país. Es dato sociológico que en España existe una amplia base de consenso sobre valores.
--Lamento que no haya sido un poco más cañero .
--Me gusta la expresión. Me hubiera gustado, pero sinceramente no habríamos estado en nuestro papel si nos hubiéramos dedicado a ser cañeros . De lo que se trataba era de delimitar un espacio de consenso con toda la diversidad posible.
--Echo en falta más información sobre moral sexual.
--De entrada sabíamos que era el punto más candente y donde te podías quemar los dedos. Este ha sido el auténtico tema donde se han concentrado las críticas. Nadie se cuestiona hoy el estado del bienestar, pero si el sexo. Nuestra pretensión ha sido no entrar en esta disputa. Hemos hecho, eso sí, una salvedad: la homofobia. En el manual se alude a la necesidad de negarse a aceptar la homofobia.

No hay comentarios: