martes, mayo 22

No la hagas...

No la hagas y no la temas. Conocí el refrán en una ocasión en la que pude desquitarme con cierta mala uva de la afrenta que alguien me había hecho tiempo atrás. Sí, he de reconocer que entre mis múltiples defectos está la memoria de elefante y el "je n´oublie pas". No es que me reconcoma día a día con los sinsabores y los golpes bajos. Creo que ya tengo piel de elefante, o de rinoceronte. Son las deslealtades las que me quedan grabadas a fuego. Supogno que como a todo el mundo, aunque unos empleen una grado de resignación mayor que el que empleamos otros. Sinceramente creo que es un defecto con el que convivo. Désolé
No la hagas y no la temas. El refrán se puede aplicar a los que dicen que asistirían orgullosos a la boda de su hijo homosexual -eso que el alcalde del Partido Popular de Navia, el maleducado Manuel Bedia, llama literalmente "mariconadas"-, pero por otro lado impugnan ante el Tribunal Constitucional la ley que pone fin a siglos de discriminación y ninguneo. Cuanto escuché a Mariano Rajoy decir aquello de que él recomendaría a su hijo una "unión de hecho" me quedé de piedra. Y ya me convertí en hielo cuando no tuvo empacho, sosteniendo nerviosamente el bolígrafo entre los dedos para "dar bien en cámara", que el recurso de inconstitucionalidad se planteaba por aquello de que hablar de "matrimonio" entre dos hombres o dos mujeres no era muy constitucional.
No la hagas y no la temas. Calculan los sesudos del mundo, los que cuadran todo en números y estadísticas, que el diez por ciento de la población humana es homosexual. El mercado, eso que tanto gusta a las gentes "liberales" de nueva hornada, ya se ha dado cuenta y publicita y vende a un sector de consumidores con alto poder adquisitivo. Rajoy, sin embargo, no se ha enterado. No sabe que en las tiendas especializadas en festejos nupciales ya hay nuevas versiones para el par de muñecos que coronan la tarta.
No la hagas y no la temas. Buen cartel electoral este de Asturias, escrito en el idioma del país. Buena idea también la de no ayudar económicamente al compañero de la foto, del cual hoy no me apetece ni hablar.
Buen día a todos y a todas.

2 comentarios:

andabao1 dijo...

Hola a tod@s.

lo peor ye qye mis representantes van a pagayos por mi, lo peor es que mis "correligionarios" tambien yos arreglen les iglesies por mi.
lo peor es que los que votos tambien yos paguen.
Pero esto no me va a desanimar para no ir a votar.

Ricardo Fernández dijo...

Pues sí, tienes toda la razón del mundo. Pagamos todos. Pero por lo menos, no poniendo la cruz, cobran un poco menos ¡Menudo consuelo! Aparte de ello, si algunos amantes de los paños calientes -y mira que yo soy un experto en ponerlos-,recibieran con claridad este mensaje desde otras órbitas, otro gallo nos cantaría. Pienso yo, vamos.