jueves, abril 5

Retorno a España

En 1990 se descubrían en un cine porno de Nueva York cinco frescos pintados por el artista español Luis Quintanilla, nacido en Santander en 1893, y exiliado en Estados Unidos al finalizar la Guerra Civil Española.
Los frescos tenían la particularidad de haberle sido encargados por el Gobierno de la República para decorar el pabellón español de la Exposición Universal de Nueva York. Dos años antes, Picasso había recibido un encargo semejante para la Exposición Internacional de París: Ese fue el origen del Guernica.
Luis Quintanilla regresó a España con el fin de la dictadura; pero lo hizo ya con la salud muy deteriorada y para morir. Nunca se supo qué había sucedido con aquellos frescos tras cuya pista anduvo el régimen franquista, al que el pintor, temeroso de que actuara con el ánimo de destruir su obra, engañó sosteniendo la versión de que todo el trabajo se había perdido en una inundación de su estudio. Así se creyó durante años.
Reaparecidos, los frescos de Quintanilla, que retratan la guerra, el dolor, el hambre, la derrota y la huída, han regresado a España de la misma forma que sucedió con el Guernica hace ya varios años. Quizá ya sin tanto ruido, lo que no deja de ser una prueba más de que las cosas han cambiado mucho, y de que asumimos como algo normal la recuperación de nuestro patrimonio artístico, nuestra memoria y también nuestra historia. Las cosas han cambiado tanto que es el Banco de Santander el que pagará la restauración de los frescos, que serán objeto de una exposición permanente en el Paraninfo de la Universidad de Santander. Pero como mi relación con la banca no pasa de ser un mal inevitable, creo que es justo recordar aquí a una mujer -también esto debe ser todo un símbolo-, una especialista en Historia del Arte que ha tenido la sólida paciencia de insistir y persistir para que este pequeño trozo de nuestro pasado vuelva a estar entre nosotros: Me refiero a Esther López Sobrado. Mi agradecimiento y seguro que también el de muchos ciudadanos y ciudanas.

1 comentario:

javierlunaro dijo...

Q.·.H.·. Ricardo
Me alegro mucho de haber contactado con tu blog puesto que me parece francamente interesante. Ya lo he incluído entre los links de masonería de mi blog.
Recibe un T.·.A.·.F.·.