domingo, febrero 25

La asignatura de "Religión católica" en Asturias

Hoy el diario "La Nueva España" publicaba lo que transcribo textualmente a continuación, y que refleja los datos aportados por la Delegación Diocesana de Enseñanza en Asturias. Quizá la noticia cobra un poquito más de importancia de lo habitual tras conocerse la Sentencia emitida esta semana por el Tribunal Constitucional, y que viene a perfeccionar la cuadratura del círculo que se venía trazando desde hace ya tiempo: Además de tener una asignatura "especial" en nuestros colegios conforme a la cual se adoctrina al alumnado en los dogmas de una confesión determinada, ahora vamos a disponer de una nueva categoría laboral, una nueva especie de proletariado educativo sujeto a unas reglas diferentes al restos de los mortales: Los profesores de enseñanza religiosa.
Debo decir que dado que la fuente informativa es la propia Iglesia Católica no me creo los datos que maneja. Siempre pienso y pensaré que "hay algo más". Pero sólo quiero llamar la atención sobre dos aspectos que para mí resulta interesantes:

De una parte la diferencia que se aprecia entre lo que sucede en el ámbito de la enseñanza pública y la privada concertada ¿Quién puede dudar del hecho de que los alumnos de los colegios privados que sufragamos entre todos son respetados en su libertad de conciencia?
De otro lado ¿Quién puede dudar del hecho de que la diferencia de alumnos entre las etapas primaria y secundaria en las aulas de la enseñanza pública, se debe a cualquier cosa menos a la inadaptación de la confesión católica al medio? Leo que se apuntan por la Iglesia muchas razones que justifican la caída de alumnado, o que, sencillamente, tratan de explicarla. En ningún caso se entona ese consabido "mea culpa", ni tan siquiera de forma hipócrita, algo a lo que estamos tan acostumbrados. Indudablemente hacen más con su intransigencia los señores de negro y alzacuello blanco en el ámbito público por la pérdida de peso de la asignatura de religión, que todos los sindicalistas y políticos, defensores supuestos de la escuela de todos, que envían a sus niños y niñas a las fábricas de líderes del mañana, uniformados y repeinados, y pagadas por todos a costa de esa argucia perversa denominada "libertad de elección de centro".
Buena lectura.
------------------------------------------------------------------------------------------------
La clase de Religión en Asturias pierde la mitad de alumnos en el tránsito de Primaria a la ESO

El 81% de los escolares de colegios públicos escoge la asignatura, frente al 39% de los estudiantes de Secundaria


Dos de cada tres alumnos asturianos de colegios e institutos públicos se han inscrito este curso en clases de enseñanza religiosa. Es decir, que la mayoría de los escolares de esta red sigue escogiendo la asignatura de Religión católica frente a las alternativas de las que dispone el sistema educativo. Pero, cuidado: no es lo mismo la afluencia de alumnos en las primeras etapas educativas que en las últimas. De hecho, en el tránsito entre sexto de Primaria (el último curso de esta etapa) y primero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) el descenso es tan acusado que las matriculaciones se han reducido a la mitad. La Delegación Diocesana de Enseñanza de Asturias considera que la caída del alumnado en la Secundaria es efecto de múltiples factores. Unos son de carácter escolar: la desigualdad de condiciones académicas entre la asignatura de Religión y las actividades de estudio alternativas, la posibilidad de aliviar una carga lectiva ya abundante, el grado de interés por la misma materia o la creatividad de los profesores. Otras son de carácter ambiental y familiar: el desinterés o descrédito de lo religioso confesional o la influencia de los compañeros. Y en todo caso, asegura, también hay que valorar la libertad personal de elección de los estudiantes, «que es un valor fundamental». Según el último informe del Arzobispado, el total de alumnos inscritos en Enseñanza Religiosa Escolar (ERE) en los centros públicos es de 45.084 (65% del total de alumnado). En los colegios hay inscritos 34.906 alumnos de Religión (81%) y en los institutos, 10.178 (39%). El porcentaje de escolares matriculados en Infantil y Primaria ha bajado dos puntos con respecto al curso 2005-2006 (83%) y cinco puntos desde el curso 2000-2001 (86%). Salvo en Gijón (71%) y Nalón (79%), la matrícula en las otras seis zonas geográficas está entre el 80% y el 97%. También han disminuido las inscripciones en los institutos: el índice del 39% de matriculados ha bajado cuatro puntos con respecto al curso 2005-06, si bien se mantiene la subida de un punto sobre el curso 2000-2001 (38%). La cifra de estudiantes ha bajado en todas las áreas geográficas. Únicamente en los institutos del Suroccidente hay más alumnos en Religión que en la alternativa. En otras zonas, en cambio, la diferencia es abrumadora a favor de la alternativa: es el caso de los centros del Nalón, donde sólo uno de cada cinco alumnos elige la opción confesional. A la hora de manejar las últimas estadísticas, la Delegación Diocesana de Enseñanza tiene en cuenta varios datos. Por un lado, reconoce que el ligero repunte de las inscripciones en los colegios asturianos (hay 319 alumnos más que el curso pasado) contrasta con un descenso del alumnado de Religión (1.732 menos). También admite que la caída de la matrícula en el paso de sexto de Primaria a primero de la ESO «es muy acusado». Salvo en el centro (82% al 53%), el Oriente (86% a 49%) y el Suroccidente (97% a 58%), las otras cinco zonas pierden más de la mitad de sus alumnos. La matrícula entre la ESO y el Bachillerato tiene muchas fluctuaciones dependiendo de las zonas: aumenta en el Occidente (de 32% a 56%) y en Gijón (de 27% a 28%); se mantiene en el Oriente (49%) y baja en Oviedo (de 53% a 39%), Avilés (de 47 a 35%), Caudal (de 38 a 30%), Nalón (de 26 a 18%), y Suroccidente (de 58 a 38%). Los que, al parecer, no tienen ninguna duda sobre la conveniencia de escoger Religión católica son los alumnos de los centros concertados y privados, entre los que también hay centros laicos. La asignatura gana por goleada a la alternativa: 97% frente a 3%. Si se suman las cifras de los centros de la red pública y privada, al final más del 75% de los niños y adolescentes asturianos elige la enseñanza de Religión católica, según la diócesis de Oviedo. Esta materia la imparten 276 profesores (206 en Primaria y 70 en Secundaria). De ellos 17 son sacerdotes. Todos ellos son designados por el Arzobispado. En Asturias hay una Plataforma de Profesores de Religión que se ha movilizado en varias ocasiones contra el trato, a su juicio, discriminatorio que la reforma educativa dispensa a su asignatura. Estos docentes quieren que la materia reciba el mismo tratamiento que el resto de asignaturas, tal y como había quedado recogido en la ley orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE), aprobada durante el último Gobierno del Partido Popular con la oposición de casi todos los grupos parlamentarios.

No hay comentarios: