sábado, febrero 3

El retorno de la masonería

Creo que este puede un buen sitio para difundir la opinión de Víctor Luis Álvarez, Presidente de la Asociación Memoria Histórica Asturiana, que publicaba en la edición de hoy, 3 de febrero de 2007, del diario La Nueva España, el artículo que transcribo. A título personal coincido plenamente en la reflexión que plantea, y que puede dar mucho que pensar cuando uno recuerda la presencia de la Alcaldesa de Gijón en la bendición de aguas de la Playa de San Lorenzo y, por contra, la lamentable ausencia institucional en determinados actos que no tienen otra finalidad que mirar hacia el futuro sintiendo orgullo de nuestro pasado. Parece que para eso se necesita valor; para otras cosas basta con agachar la cabeza.

------------------------------------------------------------------------------------------------


El pasado día 20 fuimos invitados por la Logia Rosario de Acuña de la masonería asturiana al acto de colocación en el «Paredón» del cementerio del Suco-Ceares de una placa en recuerdo de las víctimas allí asesinadas por la represión franquista. No habiendo entendido muy bien el alcance del acto programado avisamos a algunos socios de nuestra asociación con la intención de arropar de forma solidaria un acto que pensábamos que era muy minoritario. Nuestra sorpresa fue mayúscula al encontrarnos con un gran número de masones, ya que además de los asturianos estaban varios autobuses procedentes de Francia con masones franceses, muchos de ellos descendientes de republicanos españoles exiliados, entre ellos incluso existían asturianos con sus ancestros fusilados en el fatídico «Paredón» de Ceares. El acto realizado en las fosas comunes y en el «Paredón» fue sumamente emotivo y los discursos nos evocaron los tiempos en los que la política era una cuestión de ideas dentro de unos planteamientos éticos, no usuales en estos días donde en política impera el oportunismo más inmediato. Por ello escuchamos los discursos con sumo agrado, incluso los pronunciados en un francés tan académico y bien pronunciado que incluso nuestros lejanos recuerdos de ese idioma nos permitieron seguirlos casi en su totalidad. La presencia institucional la protagonizó el grupo municipal de Izquierda Unida, a su máximo nivel, sorprendentemente no hubo presencia institucional del PSOE en un acto tan relevante para nuestra ciudad, especialmente si consideramos que dentro de la delegación francesa venían figuras de muy alto nivel dentro de la sociedad y política gala. Desde nuestro punto de vista se trató como mínimo de una de falta de cortesía. Si fue un fallo de coordinación o un error de protocolo es censurable, pero disculpable, pero si se trata de un acto de repliegue ante la ofensiva guerra civilista de algunos medios, que braman las viejas consignas antimasónicas del 36, entonces nos encontraríamos ante algo mucho más grave. Cualquier persona medianamente informada sabe que cuando a través de la COPE las bocas de los Jiménez Losantos, Pío Moa o Cesar Vidal acusan a Zapatero de ser masón entre otras muchas mentiras más, lo hacen exclusivamente para revolver los oscuros posos que quedan en las mentes del franquismo sociológico, fruto de cuarenta años de mentiras propagandísticas. Por ello, si ante esa auténtica agresión mediática, el PSOE se encoge, se repliega y por el «qué dirán» no acude a donde debe estar, hemos de concluir que muy mal vamos por esas sendas.

1 comentario:

Andabao dijo...

Hola

Coincido pletnamente en la segunda teoría de cual es la causa de la no presencia de la Alcaldesa de´Gijón.
Esto me hace pensar en que la sociedad civil tiene que empezar a liberarse "del yugo de los político", los políticos ya no nos representan, los elegimos para que gestionen.
No me siento abatido por que mis ideas o actos no sean "santificados" por la autoridad de turno.
En el momento que no requiramos su presencia, y la sociedad trate de evolucionar sin su "tutela", seran los políticos quienes acudan a "este su pueblo".
Aquí juegais un papel importantisimo los masones y la masonería.

Salud