miércoles, noviembre 15

La emisora

Durante estos días el trabajo, las idas, las vueltas, subir y bajar, me han bloqueado la capacidad "escribidora" de tal manera que la cara de ese juez del Opus Dei ha aparecido como primera referencia en esta pequeña ventana. Lamento el panorama que he ofrecido en mi pradera verde, pero la vida es así...
A mi regreso me encuentro con el alto el fuego de ETA cuestionado por quienes lo han puesto sobre la mesa; a los de siempre deseando que la tormenta se desate sobre esta desierta llanura; y a la emisora de la Iglesia Católica, la C.O.P.E., ayudando a que el fuego envenenador se propague. Qué flaco favor hacen a la democracia quienes ejercen la demagogia de la palabra y el insulto bajo el paraguas que ofrece un régimen de libertades públicas. Lamentablemente la convivencia en esta sociedad nuestra no es una materia asimilada por quienes, de un modo u otro, comulgan con el dogmatismo o la intransigencia. Pero romper esta resistencia perversa es nuestra batalla.
¿Quién dijo que la libertad ciudadana era un tesoro ya conquistado?
La viñeta de "El Roto" que ha aparecido en la prensa hoy, resume junto con la que el otro día publicaba aquí de Forges, cuál es el panorama político que vive en este momento España en relación con el proceso que se desarrolla en torno a la violencia en el País Vasco. Hay muchas formas de cargar las armas. Hay muchos tipos de armas. Son éstos axiomas bien aprendidos por los hombres y las mujeres, porque la violencia en cualquiera de sus formas y presentaciones es tan vieja como nosotros... Y ya son muchos siglos de aprendizaje en torno a esta oscura asignatura.
A pesar de todo, paciencia, serenidad, calma y ¡Paz para España!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya en alguna ocasion me ha tocado pronunciarme sobre el problema del Nortey sigo creyendo lo mismo,quienes tienen sangre en sus manos de la ultima y para muchos lejana contienda civil son los mismos que otean la sangre y queiren seguir derramandola¡cuanta mas mejor¡ no en vano son fieras que la derramaron de l amanera mas cruel e injusta, contra un pueblo en principio inocente y desarmado y no quuiero entrar en analizar por obvio,quienes fueron los culpables: los traidosres a un juramento hecho con ls bendiciones de unas leyes que habian sido hechas,como todas las leyes para ser respeadas y obedecidas y los que no lo hicieron no son mas que simples delincuentes a quienes solo las armas dieron la razon,pero no la historia que los contempla como lo qu fueron y en algunos casos siguen siedoUNOS TRAIDORES FASCISTAS

Anónimo dijo...

Ya en alguna ocasion me ha tocado pronunciarme sobre el problema del Nortey sigo creyendo lo mismo,quienes tienen sangre en sus manos de la ultima y para muchos lejana contienda civil son los mismos que otean la sangre y queiren seguir derramandola¡cuanta mas mejor¡ no en vano son fieras que la derramaron de l amanera mas cruel e injusta, contra un pueblo en principio inocente y desarmado y no quuiero entrar en analizar por obvio,quienes fueron los culpables: los traidosres a un juramento hecho con ls bendiciones de unas leyes que habian sido hechas,como todas las leyes para ser respeadas y obedecidas y los que no lo hicieron no son mas que simples delincuentes a quienes solo las armas dieron la razon,pero no la historia que los contempla como lo qu fueron y en algunos casos siguen siedoUNOS TRAIDORES FASCISTAS