domingo, septiembre 24

Adios, Adnan, compañero, amigo.


Se fue Adnan. Esta semana supimos que nuestro amigo se había ido. Enfermó en primavera y, mientras escribo, no olvido el día en que le vimos en el hospital: estaba cansado y sorprendido al vernos aparecer por la puerta, pero esforzándose siempre por sonreir.
No huyen de mi memoria las visitas a su casa, el Biblos, al que nos acercamos tantos viernes por la noche a cenar. Me acuerdo de las primeras veces que fuimos, cuando empezamos a descubrir un sitio nuevo y a conocerle: una cultura nueva -la suya- existía para nosotros en aquel momento, y se manifestaba de forma sencilla, a través de unas berenjenas al horno, que tenían que ser pequeñas -nos decía-, un puré de garbanzos -hommos-, tabboulé, o una crema de pistachos y agua de azahar que aprendimos a hacer, y que él siempre tenía preparada al saber que íbamos a verle. Es inevitable pensar ahora que Adnan nos ayudó a descubrir un poco otro mundo; a saber que había otras cosas diferentes. Nuestro amigo nos hizo un poco tal y como hoy somos, llevándonos aquella maravillosa cocina a nuestras casas, abriéndonos más los ojos a todo los distinto, haciendo más rica nuestra existencia.
Cuántas noches los cuatro, Ricardo, Amalia, Juan y yo, en torno a la mesa, en su casa, con una vela encendida y bajo la evocadora fotografía del puerto de Biblos. Días en los que él pasaba a nuestro lado con aquella sonrisa de la que Amalia tanto se acordaba el miércoles, mientras me daba la mala noticia.
Cuando Adnán enfermó también su país empezó a doler. Él venía del Líbano, el hogar del cedro verde, tantas veces castigado por unos y por otros; y entonces también me acordé de cómo un día nos encontramos casualmente en una manifestación por la paz: alguien con aquella sonrisa no podía tener otro sentimiento; y eso también provocó que las miradas fueran más cómplices y que su sentir bondadoso y sincero nos abrazara.
Adnan ya no está aquí y no podrá leer lo que escribimos; pero lo que queremos es recordar aquella sonrisa cordial, aquella calidez y a nuestro amigo, que se fue. Adios, Adnan, compañero, amigo.

1 comentario:

Rubén dijo...

Esta es una invitación a participar de la comunidad de blogs organizada por www.deigualaigual.net Para ser parte del proyecto, participando de diferentes maneras te invitamos a que visites la página y que nos envíes un correo a rubenko742000@yahoo.com.ar y nos pondremos en contacto con vos.
Rubén Kotler