martes, julio 25

Carusín, el grillo cantor

La noticia que publico a continuación apareció en la prensa de Asturias el pasado 17 de julio. No sé si revela una forma de ser. Espero que no. Pero si deja traslucir hasta qué punto las cosas pueden envenenarse. Que tengas pleitos y los ganes. Nunca se dijo mayor verdad.
Confío en que este espacio sesudo sea capaz de digerir bien esta nota de humor. Estamos en verano después de todo.
La dueña del grillo «Carusín» acusa de insultos a la vecina que denunció su canto

«Carusín» vuelve a los Juzgados. El polémico grillo del número 50 de la calle Río de Oro está provocando un fuerte enfrentamiento entre su propietaria, María de las Nieves Rodrigo, que vive en el piso 4.º D, y los vecinos del 4.º A, que se quejan de las molestias que les provoca el monótono canto del animal (sobre todo, a los dos hijos adolescentes) y que piden el traslado de «Carusín» al interior de la vivienda o a otra ventana. Los dueños del insecto ya presentaron una denuncia contra la vecina descontenta por insultos y por quemarles el timbre y el pasado fin de semana María de las Nieves presentó otra por insultos. «A mí, que nunca tuve ningún problema con los vecinos, no me insulta nadie ni me echa del ascensor cuando yo llego primero, como sucedió el pasado sábado. Y no voy a consentir ahora que se me trate de esta forma», explicó. María de las Nieves advierte de que la situación se está poniendo «muy tirante», aunque se mantiene firme en su decisión de no retirar al grillo de la ventana del cuarto de baño. «El animal no hace mucho ruido porque la medición de la Policía Local demostró que no da los decibelios que se consideran molestos dentro de los pisos, y a mí su cantar me da mucha alegría. Así que se queda ahí por encima de todo», insistió. Y el verano aún no acabó. Los grillos suelen morir en septiembre agotados de tanto cantar, pero tampoco su muerte es la solución, porque María de las Nieves ya anunció que seguirá con su costumbre de traer un grillo de Selorio (Villaviciosa) la próxima primavera, «como hago cada año». Los problemas también son anuales. María de las Nieves cambió de sitio el grillo del año pasado, «porque llevaba mi marido la comunidad de vecinos y no quería follón con nadie», pero este año no habrá traslado. Lo que sí puede haber son muy malos rollos entre los vecinos. Al menos así lo afirma la dueña del insecto. «Yo tengo miedo que en una de éstas pase algo, porque como se les ocurra tocarme un pelo lo tienen claro con mi marido. Y todo esto por una tontería, porque a la mujer se le antojó que no quiere ahí el grillo. Eso tampoco es normal», concluyó María de las Nieves.

1 comentario:

Anónimo dijo...

que puede molestar un grillo,yo siempre tengo uno en el verano y no molesta a nadie
al contrario es sintoma de que llega el verano.
no molestan mas los gritos y la musica alta,por favor esa se4ñora por llamarla de alguna forma,no esta preparada para vivir en comunidad,yo la mandaria a vivir al monte pero alli tambien hay grillos.