viernes, julio 14

Bendiciendo las aguas

Una año más, alguien pierde el norte en Gijón. Sucede muchas veces: La ciudad más populosa de Asturias tiene grandes virtudes y grandes defectos, como todas las ciudades del mundo. Quizá uno de esos defectos sea que no se sabe lo que es el laicismo en el partido que gobierna, a pesar de que es el mismo partido que en otros estadíos tiene un mensaje diferente, y dice querer cambiar España y hacerla más democrática de lo que es.
Yo quiero preguntarme ¿qué pinta la Alcaldesa de Gijón, socialista, Paz Fernández Felgueroso, al lado del hombre de la capa roja, sacerdote titular de la Iglesia de San Pedro, bendiciendo con arreglo a un rito católico las aguas de la playa de San Lorenzo? ¿Qué podemos pensar los ateos y agnósticos de la ciudad? ¿Y los musulmanes? ¿Y los evangelistas? ¿Y los católicos a los que no les gusta esta mezcolanza de cosas públicas y privadas? O no bendecimos para nadie, o bendecimos para todos los cultos y creencias, y de paso enfangamos a las administraciones públicas en la vida religiosa colectiva, haciendo cosa pública de algo que es eminentemente íntimo.
Si hace no mucho me acordaba del caldo de ramos ovetense, y la comilona compartida de concejales y obispado pagada por todos, mucho más me escuece que una alcaldesa socialista, el partido en el que milito, no sepa tampoco dónde tiene la mano izquierda y dónde se le acaba la espalda. La única diferencia quizá sea que echar el agua al mar nos sale gratis desde el punto de vista económico. Pero no sucede así ideológicamente: No saber; querer figurar; no atreverse a explicar a los ciudadanos que determinadas ausencias no son una falta de respeto sino todo lo contrario, sí nos supone un enorme coste materializado en la dignidad perdida.
¿Y qué pasa con los compañeros de Izquierda Unida? Socios de gobierno municipales, profesionales del griterío y de la queja continua, los grandes inconformistas, que no han dicho ni querido decir "esta boca es mía". Parece que en este grupo politico se cultiva un laicismo de medio pelo desde que Churruca se siente concejal "apoderado": grandes algaradas en ocasiones, ningún talento político, y silencio ante clamorosas exhibiciones de ignorancia como la presente.
Ay, Jesús Iglesias, cómo se te echa de menos en este naufragio...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que pasa esque ser laico no conyeva en absoluto no respetar la tradición cristiana de tu ciudad a lo largo de la historia. Es algo asi como acudir a la boda de un amigo siendo ateo. Mi querido amigo masón creo que estás desajustando tu ideas de libertad igualdad y fraternidad, que evocan la idea de respeto y convivencia, aunque todo el mundo sabe y sobre todo vosotros los masones, lo que significan.

Ricardo Fernández dijo...

Bien, ¿qué me estás diciendo? que cuando toque ir a una mezquita ¿la alcaldesa tiene que ir? Y cada vez que una de las tantas religiones que son verdaderas organice un acto, el responsable político ¿tiene que ir? No, amigo mío, lo que pasa es que salir en determinadas fotos sigue dando votos. Y no hay valor para decir, hasta aquí llega la tradición cristiana y hasta aquí llega la administración pública... Y no mezclemos las dos cosas. La tradición será católica, pero el Ayuntamiento de Gijón no lo es. Mi posición arranca precisamente del respeto a todas las confesiones y pareceres, por eso, no mezclemos uno y otro. Al césar lo que es del césar...

Ricardo Fernández dijo...

Por cierto, a título personal, asisto a la bodas, pero no a las misas. No soy católico.

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con el autor del articulo. Me ofende mucho esta manera de mezclar lo religioso y lo publico. Si yo voy a una boda me represento a mi mismo. Pero si va la alcaldesa esta ejerciendo de tal, no se representa a si misma. Quien ha escrito el articulo lo tiene bastante claro porque, que yo sepa, no esta hablando de impedir la bendicion de aguas, sino de no mezclar churras y merinas. Y lo dice un valenciano, que tiene todo el dia a su alcaldesa comiéndose los cirios...

Anónimo dijo...

A mi me molesta mucho este tinglado que monta la Iglesia: Primero nos dan por culo y luego vamos a sus misas. Yo no entiendo esto de que un Ayuntamiento tenga tradicion cristiana. Tradicion la tendra cada feligres, pero el Ayuntamiento ...