domingo, junio 4

Misas municipales

No salgo de mi asombro -mira que soy inocente- cuando leo que el alcalde de Sevilla, Don Alfredo Sánchez Monteseirín, propone que la corporación que preside ofrezca una Misa en la Catedral por el alma de la recientemente fallecida Rocío Jurado.
Con la salvedad de que la noticia leída hoy en un periódico de tirada nacional no recoja correctamente el parecer y opinión del Alcalde, uno podría pensar que cualquier día el Arzobispo sevillano, Carlos Amigo, expone el nuevo Plan General de Ordenación Urbana y nos quedamos tan frescos.
Esta breve nota, apuntada a partir del recorte de prensa anterior, me sirve para plantearme dos posibles cuestiones:
A) ¿Dónde estamos? Quizá estamos en un país en el que hay quien no sabe dónde tiene la mano izquierda ni donde termina la espalda. Quizá estamos en un país en el que no se tienen claras las cosas y también se mezcla lo divino con lo humano, lo privado con lo público.
B) ¿Dónde estamos? Quizá nos hallamos en un país donde el estado de cosas es tal, que noticias como las del alcalde sevillano nos llevan a plantearnos lo erróneo de las posiciones aceleradas en materia laica; pues no me cabe la menor duda de que si un alcalde socialista tiene el humor de proponer una Misa municipal en sufragio de una católica ánima, faltan aun siglos para que España sea laica.
¿Calará en los duros corazones ibéricos el laicismo pertinaz, gota a gota pensado y distribuído, o alguien apuesta a que una tromba, incontenida, será la solución a todos nuestros problemas? En mi opinión, quien tenga prisa no habrá comprendido la verdadera dimensión del problema ante el que nos encontramos, lo cual no quiere decir que haya que dormirse en los laureles.
Creo que la respuesta a mis preguntas bien se puede construir combinando las diferentes alternativas.
En cualquier caso, Sr. Alcalde-monaguillo de Sevilla, explíquele a los ciudadanos que le votaron cómo se come eso de que el Partido en el que milito apuesta por la construcción de una España laica. Explíquelo Ud. porque yo no puedo. Yo no sé hacerlo. Y además, en estas extrañas circunstancias, comprenderá que no me dé la gana.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

la familia pidió la misa,yo anuncie un concierto de homenaje-ASMONTESEIRIN.

Ricardo Fernández dijo...

Pues no, lo que el diario El País dice es "tanto a la familia como a la Corporación nos gustaría..."; así que habrá que qujarse al redactor de El País. Yo ya hago las salvedades que corresponden en la nota.

Anónimo dijo...

Bien está comentar los deslices de los socialistas andaluces pero mejor seria comentar los de los asturianos ya que en Asturias estamos.
Bastante más vergüenza que el que un alcalde socialista ofrezca una misa por alguien es que un gobernante del mismo partido anuncie a bombo y platillo la gratuidad de los libros en la enseñanza obligatoria a condición, eso sí, de que la unidad familiar tena rentas inferiores a 60.000€ anales. Esto debería dar bastante mas que pensar que una misa de más o de menos pero así es este país nos vamos despistando con el matrimonio gay, cuestiones menores envueltas en agravios a la presunta laicidad del Estado y cosas por el estilo y mientras tanto vengan goles en lo que verdaderamente importa.
Ojo al dato compañero.

Anónimo dijo...

En el post anterior donde dice 60.000€ anales me imagino que el buen juicio de los lectores sabrá poner anuales pero por si acaso aquí queda la fe de errores

Ricardo Fernández dijo...

Estimado ciudadano, qué se le va a hacer... Uno no puede llegar a criticarlo todo. Además, me gusta seleccionar los temas. Y en mi margen de libertad me ha parecido más interesante lo del alcalde de Sevilla, noticia por otro lado aparecida en prensa antes que esto de los libros asturianos. Gracias por seguir mi blog y permítame discrepar: La reforma del Código Civil no es ni mucho menos una cuestión menor. Y no, no nos despistamos: Sabemos muy bien lo que hacemos.

Anónimo dijo...

Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.