sábado, junio 24

Filipinas, gestos extraños.


En el día de hoy, 24 de Junio, Gloria Macapagal Arroyo, Presidenta de las Filipinas, ha firmado la derogación de la Pena de Muerte en el país. Había sido reimplantada en el año 1993 tras un breve período de abolición que arrancó con el final de la dictadura de Marcos
Es una buena noticia el que un país se sume al conjunto de voces que reclaman una aplicación real de las reglas de respeto a los derechos humanos. Y tiene que ser forzosamente una buena noticia que Filipinas, que hasta no hace tanto era el cortijo de Ferdinand Marcos y de su inolvidable esposa, Imelda, haya dado este paso, que va unido de forma perfecta a la consolidación de la Democracia.
Comparto la idea de que toda sociedad en la que se aplique la pena de muerte, no organiza la convivencia de sus miembros en torno a una verdadera Democracia. Pero además, para que exista un real régimen de libertades han de cumplirse otros requisitos. Por ejemplo, la total y absoluta independencia de la sociedad civil y sus instituciones de gobierno. No es el caso de las Filipinas.
Mañana Gloria Macapagal visitará el Vaticano. La fotografía será bien diferente ¿Obedecerá la iniciativa de la Presidenta filipina a un verdadero convencimiento democrático, o sus razones serán otras de oportunidad? Sé que a quienes esperaban el ajusticiamiento, entre los que se encuentra un nacional español, la pregunta no les importará mucho. Pero es importante que nuestro caminar se impulse por nuestras convicciones, no por el qué dirán.

No hay comentarios: